top of page

Belleza hegemónica

Es la idea de belleza dominante, la que ves en los medios de comunicación, incluso la que te imaginas cuando en algunos relatos de la Biblia se menciona que una mujer era hermosa.


Ejemplo: Génesis 29:17 "Y los ojos de Lea eran delicados, pero Raquel era de bella figura y de hermoso parecer."


¿Cómo te imaginas a Raquel?

No sería anormal que te la imagines como los códigos de belleza de nuestra época definen la hermosura. Pero el concepto de belleza ha cambiado a lo largo del tiempo, una buena referencia es la obra "las tres gracias" de Rafael, donde se muestra mujeres que por ahora llamaré "normales", que hoy son difíciles de ver en anuncios publicitarios, protagónicos de series y suelen no ser la descripción de belleza que tenemos en nuestra cabeza.


Son mujeres que no tienen el vientre plano y que en 1500 pudieron ser consideradas hermosas por quienes observaban la obra.


Respecto a la belleza contemporanea, puedes recordar el boom de la silicona, la obsesión por las operaciones y finalmente lo excluyente que es el color de piel cuando definimos algo como "lindo" o "no lindo".


Otro ejemplo; cuando nace un bebé es muy común decir "qué lindo, es blanquito" y no "qué lindo, es morenito". Aquí se aclara el concepto, la belleza dominante o hegemónica describe que lo agradable es delgado, blanco, de rasgos occidentales, y muchos etcéteras que no dudo que ya hayas comprendido.


Una de las mayores frustraciones de las mujeres de nuestros tiempos es no calzar con el molde de belleza que se nos ha impuesto, llevándonos a interminables dietas, algunos trastornos alimenticios y finalmente una baja autoestima porque no me veo como debería verme.


Algo importante es que sepas que la belleza no es algo físico, y que tiene todo que ver con los ojos de quien observa y no con el objeto en si mismo. Un corazón cristiano debe poder ver belleza en todo lo creado, incluído nuestros cuerpos.


Hoy quiero que te mires al espejo, pidas perdón por cada vez que no viste con agrado alguna parte de él, que medites en que Dios hizo bello todo lo creado y que seas como seas; alta, baja, flaca, rellena, gorda, rubia, de pelo oscuro, con canas o sin, con arrugas o sin, con celulitis o sin (bendita eres entre todas las mujeres), has sido diseñada para habitar tu templo con agrado, con agradecimiento y con amor.


No le creas al mundo sus mentiras. Tú no eres la de la portada pero eres la que roba las miradas del creador. Él mira el corazón.


77 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page