Puedo ser cristiana y feminista

Actualizado: 30 nov 2020

¡Claro!

¿Qué plantea el feminismo cristiano?

  1. El reconocimiento de la mujer como una persona valiosa, digna de respecto y de oportunidades.

  2. El feminismo no plantea la igualdad si no la igualdad de oportunidades y sí, todas y todos tenemos acceso a las mismas oportunidades según las enseñanzas de Jesús.

  3. El feminismo no es un movimiento contra los hombres si no contra el sistema patriarcal que ha sido formado con la idea de que los hombres, heteros, blancos tienen la capacidad de controlar el mundo.

  4. El feminismo quiere terminar con la objetivización de la mujer.

  5. El feminismo garantizaría (al tocar todas las esferas de la sociedad) que las mujeres dejemos de ser violadas, abusadas y matadas por el hecho de ser consideradas débiles y sin valor.

  6. El feminismo promueve la creación de espacios para que las mujeres se desarrollen según sus dones y talentos.

  7. El feminismo no quiere que el hombre gane menos, pero reconoce que la mujer puede proveer para su hogar como se nos enseña en la mujer virtuosa de Proverbios 31.

  8. El feminismo quiere destruir la belleza hegemónica donde solo si eres alta, flaca, rubia y con curvas tienes valor, de hecho este mismo Proverbio explica que la belleza no es importante. Mas el mundo patriarcal nos ha hecho creer que ahí está nuestro valor, la medida de la aceptación social y finalmente el éxito y felicidad.

  9. El feminismo deconstruye la idea del mito romántico donde nos han contado la historia de que debemos esperar a un ser amado para estar completas.

  10. El feminismo logra ver que no se trata de género si no de corazones y por esa razón creemos que Jesús se vinculó con mujeres contándoles importantes secretos del Reino. Fue a una mujer a quién primero le reveló que él era el Mesías y fue a una mujer a quien se le reveló que Jesús había resucitado.

Si algunas acciones que observas en los medios de los grupos feministas te hacen sentir que no eres parte de ese movimiento, queremos abrir una puerta de esperanza y citar algo conocido: Ni todas las cristianas somos de las que nos paramos en las esquinas con un megáfono, ni todas las iglesias engañan a sus miembros, de la misma forma no todos los feminismos son iguales. No es necesario que ahora te cuelgues una etiqueta más y que salgas a decir que eres feminista. Pero ten actitudes feministas, levantando a otras mujeres aun en las diferencias, respetando las libertades de cada persona, buscando encontrar tu espacio, no limitando tu impacto y finalmente no callando tu llamado y unción en tu congregación. Este es un buen tiempo para que más mujeres tomen su lugar. Imagínate si Dios te revelara un secreto del cielo, ¿no te gustaría que fuera escuchado?




17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo